Cuidar una piel seca se convierte a veces en un auténtico reto en cualquier época del año, pero en invierno cuando las temperaturas descienden y la humedad y el clima bajan considerablemente, tratar y mantener la piel seca a raya se puede volver aún más complicado.

A veces la pereza de tratar una piel, sea del tipo que sea, nos vence y dejamos pasar la oportunidad de cuidarla y no muy a largo plazo, iremos notando que la pereza nos pasa factura.

Causas de la piel seca:

Cuando la piel no tiene suficientes aceites protectores, la humedad se pierde, como consecuencia al no tener los suficientes niveles de agua en la zona más externa de la piel, esta se seca. Este efecto puede intensificarse durante el invierno cuando la humedad ambiental es baja. La piel seca puede no parecer un gran problema pero tiene consigo un gran listado de inconvenientes que pueden afectar de gran manera provocando picazón, dermatitis, escamas en la piel, eczemas, grietas…

cuidar la piel seca en invierno -2

¿Cómo tratar una piel seca?

El primer tratamiento para la piel seca es detectar la causa, el dermatólogo nos sabrá indicar mejor el tratamiento si tenemos problemas en nuestra piel como los anteriormente mencionados arriba.

Algunos trucos para la piel seca son;

  1. Usar menos agua caliente ya que su alta utilización puede hacer que perdamos gran parte de nuestros aceites protectores.
  2. Utilizar jabones con ceramidas. Las ceramidas son moléculas de grasa que forman la barrera externa de la piel. Ayudan a la piel a mantener la humedad.
  3. Utiliza como desmaquillante aceite. El aceite del tipo que sea, pero puro, es el mejor aliado sobre todo el de jojoba o el de argán. Para retirar la suciedad, hazlo simplemente con una toalla con agua tibia realizando movimientos suaves.
  4. Exfolia tu piel un par de veces a la semana con un exfoliante suave. Puedes probar aplicando la mezcla de miel y copos de avena sobre tu rostro y cuerpo.
  5. Limpieza e hidratación por la mañana.
  6. Evitar a toda costa productos de limpieza y cuidado facial que contengan alcohol. Hacer tratamientos de hidratación profunda entre una y dos veces por semana. Utilizando mascarillas hidratantes con base de aceites.
  7. Proteger la piel de los rayos de sol utilizando durante todo el año hidratantes con factor de protección solar.
  8. Cuídate por dentro y se notará por fuera. Hidrátate bebiendo mucha agua. Come alimentos ricos en vitaminas y omega 3. No fumes y no bebas alcohol en exceso, estos tienen un gran efecto nocivo contra la piel haciendo que se seque en extremo.

Esperamos que te hayan servido de ayuda estos pequeños trucos y que los pongas en práctica.