¿POR QUÉ ES IMPORTANTE EL ESTUDIO DEL ROSTRO? SACA EL MÁXIMO PARTIDO A TU ROSTRO CON AYUDA DEL VISAGISMO

Antes de empezar a hablar de los diferentes tipos de rostros que existen vamos a comenzar explicando qué es el visagismo.

El visagismo nace como método de análisis estético para realzar la belleza de cada persona. Se trata de un conjunto de técnicas que ayudan a realizar un estudio detallado de las formas, volúmenes y líneas para poder corregirlas y adaptarlas al rostro.

En un post anterior os hablaba de la importancia del test del color para saber qué colores nos favorecen más, un correcto estudio de nuestro rostro sería el siguiente paso. El visagismo no solo nos ayuda para saber cómo debemos maquillarnos, también es de gran ayuda para hallar cuáles son los cortes de pelo que nos favorecen, ciertos estilismos…

 

¿Qué tipos de rostros existen?

Cada rostro es diferente y único, sin embargo hay ciertas características que se pueden agrupar para definir los tipos de rostro según la forma de la cara.

Cuando hablamos de tipos de rostros identificamos 9 ejemplos.

  • Rostro ovalado

El rostro ovalado es considerado como el rostro perfecto; de hecho, algunas de las técnicas de visagismo buscan que los otros tipos de rostros se vean con una forma similar a la ovalada.

Se trata de una forma de la cara con proporciones equilibradas entre el largo y el ancho de la cara. Normalmente es un tanto más ancho en la parte superior y más estrecho hacia el mentón, pero ninguno de estos factores sobresale. Al ser el tipo de rostro ideal, cualquier estilo de maquillaje, contorno o iluminación le sentará bien y destacará sus facciones.

 

  • Rostro redondo

Quienes tienen el rostro redondo se caracterizan por tener más o menos igual el ancho y el largo de la cara. Las formas son suaves, de contornos redondeados y nada angulares, sin embargo, rasgos como los pómulos y la barbilla pueden estar un poco marcados.

A través del visagismo, en este tipo de rostro lo que se pretende es alargar. Con el uso del contorno e iluminador, crearemos claroscuros para hacer este tipo de rostro no tan redondeado.

 

  • Rostro cuadrado

Se caracteriza por tener la frente y la mandíbula con un ancho muy similar. La barbilla está poco definida y los contornos suelen ser muy rectos, tiene rasgos muy angulares, al contrario que el redondo. En general, para este tipo de rostros lo mejor es utilizar maquillaje que ayude a nivelar el tamaño de la frente.

 

  • Rostro rectangular

Este tipo de cara es similar a la cuadrada en cuanto al ancho de la frente y la mandíbula pero el rostro rectangular se caracteriza porque es más alargado que el cuadrado.

 

  • Rostro alargado

Las mujeres con este tipo de rostro se caracterizan porque la cara es delgada y alargada, sin demasiadas prominencias, especialmente hacia la zona del mentón. El objetivo del visagismo en estos rostros es aumentar la anchura por medio del maquillaje.

 

  • Rostro con forma de corazón

Tal y como su nombre lo indica, este tipo de cara presenta la parte superior, es decir frente y pómulos anchos, y la zona inferior en la mandíbula estrecha, dibujando la forma de un corazón. En algunas ocasiones el nacimiento del cabello en la frente también forma un corazón. Según el visagismo, en este tipo de rostro se debe buscar compensar el tamaño de la frente y ensanchar visualmente la mandíbula.

 

  • Rostro con forma de diamante

Es muy parecido al rostro ovalado, pero este tiene una característica principal. Los rostros en forma de diamante tienen los pómulos prominentes que resaltan sobre el ancho de la frente y de la mandíbula. Se deben disimular un poco el tamaño de los pómulos, pero sin esconderlos, ya que es lo que caracteriza a este tipo de rostros.

 

  • Rostro triangular

Los rostros en forma de triángulo son aquellos que presentan una frente mucho más estrecha en comparación con una mandíbula especialmente ancha. De esta manera, con el visagismo se pretende ensanchar visualmente la frente para nivelar la cara.

 

  • Rostro con forma de triángulo invertido

Al contrario que en el ejemplo anterior, un rostro de triángulo invertido es aquel que tiene considerablemente más ancha la zona de la frente y tanto los pómulos cómo la mandíbula más estrechos en comparación. Por lo tanto, la forma de equilibrar este tipo de rostros es oscureciendo la frente, para simular que tiene menor tamaño.

 

Como hemos dicho antes, cada rostro es diferente y es posible que tu rostro agrupe diferentes características de diferentes tipos de rostros. En ese caso estaríamos ante el rostro mixto.

¿Te gusta este post? No olvides dejar un comentario en la caja de comentarios más abajo.